Hace semanas que quiero escribir esta entrada, pero la actualidad normativa se cuela por momentos y siempre se me queda en la recámara. De hoy no pasa. Intentaré ser muy práctico e ir al grano. Vamos al lío…


Desde mi punto de vista, los aspectos clave que debemos tener en cuenta para conseguir una videoconferencia educativa efectiva son los siguientes:

  1. La herramienta informática, es decir, el programa de videoconferencia a utilizar (software).
  2. Los aspectos técnicos y estéticos: micrófono, cámara e imagen.
  3. La organización y el desarrollo de la propia sesión de videoconferencia (planificación y desarrollo).

Software.

Lo más probable es que a estas alturas del estado de alarma ya estés familiarizado con algún software. De cualquier modo, aquí te enlazo algunos de los más populares:

Recomiendo dedicar un tiempo prudencial al análisis de estas herramientas informáticas. El objetivo debe ser el de seleccionar aquella herramienta informática que más se adapte a nuestras necesidades y posibilidades (económicas, técnicas y legales). El siguiente paso es aprender con detalle las posibilidades que nos ofrece la herramienta seleccionada. La mayoría de aplicaciones que te he indicado en este apartado permiten compartir el escritorio, utilizar pizarras digitales, realizar el apagado selectivo de micrófonos, chatear, realizar encuestas,… Lo importante es saber utilizar estas posibilidades, de forma que puedas acceder a todas las opciones de forma rápida y en el momento que lo necesites.

Imagen de F1 Digitals en Pixabay

Aspectos técnicos y estéticos.

Una vez seleccionado el software a utilizar  y tras pasar por el correspondiente aprendizaje, es momento de centrarte en los aspectos técnicos y estéticos:

  1. El micrófono. Un mal sonido evitará que la videoconferencia se lleve a cabo de forma eficiente. Dependes de él. Es muy importante revisar que funcione adecuadamente, que el volumen sea el adecuado, que no exista ruido de fondo,…
  2. La cámara y la iluminación. Es importante que revises la cámara, de forma que esté ubicada preferiblemente en el centro del monitor que vas a utilizar. La iluminación de la habitación debe ser adecuada, siendo recomendable la iluminación natural. Si esta iluminación natural no es una opción o no es suficiente, entonces debes intentar iluminar la habitación con una luz directa y de suficiente intensidad. Dejemos la oscuridad para otros momentos.
  3. Apariencia, vestuario y ambiente. Debes tener presente que tu alumnado solo te verá en la videoconferencia. Aunque estés cómodamente en tu casa debes cuidar el vestuario y la apariencia para lucir profesional y confiable. Cuida también la decoración y el arreglo de la habitación: un escritorio limpio con decoración adecuada que luzca agradable y profesional es lo ideal. Fíjate en el fondo, es decir, en lo que se visualizará detrás de ti.

Planificación y desarrollo de la videoconferencia.

¿Qué objetivo persigues¿ ¿Para qué realizas la videoconferencia? ¿Pretendes explicar la tarea propuesta para la semana en curso? ¿Tu objetivo es simplemente explicar los contenidos que has visualizado en la aula virtual? ¿Pretendes realizar una asamblea? ¿Quieres corregir una actividad?…

El objetivo determinará la preparación y el desarrollo de la videoconferencia. En cualquier caso, existen una serie de aspectos que siempre deberás tener en cuenta y puedes aplicar independientemente del objetivo que pretendas conseguir:

Aspectos previos a la videoconferencia (planificación):

  1. Asegúrate que el software funciona y que tu alumnado (o sus familias) saben utilizarlo. Es muy probable que debas realizar pruebas individuales con cada uno de tus alumnos y alumnas e incluso enviarles un pequeño manual o videotutorial para que sepan cómo conectarse. Resalta los aspectos técnicos y los recursos necesarios (micrófono, cámara,…) y también las reglas de interacción.
  2. Convoca la videoconferencia con suficiente tiempo de antelación (al menos 2-3 días de margen).
  3. Informa al alumnado (o a sus familias) de los aspectos relevantes de la videoconferencia:
    • Día
    • Hora
    • Objetivo(s) de aprendizaje que se persiguen.
    • Aspectos a tratar
  4. Envía por email o cuelga en el aula virtual previamente la información y documentación necesaria para la videoconferencia.

Imagen de Pexels en Pixabay

Aspectos relacionados con la propia videoconferencia (desarrollo):

  1. Sé ejemplar. Es imprescindible que seas el primero en conectarte y que inicies la videoconferencia a la hora de la convocatoria. Los que llegen tarde siempre podrán ver la grabación.
  2. Inicia la grabación antes de empezar la videoconferencia. Seguro que tu alumnado agradecerá tener la posibilidad de volver a visualizarla. Incluso tú también puedes aprender de ella.
  3. Recuerda las reglas de interacción que es necesario seguir para que tod@s se sientan cómod@s y la videoconferencia cumpla su objetivo. Es muy recomendable desactivar el audio de todos los alumnos y alumnas. Emplear los sistemas de “llamada de atención” o el “chat” para dar voz a tu alumnado. De este modo eliminarás ruidos innecesarios.
  4. Inicia la videoconferencia comprobando que todo el alumnado tiene claras las reglas. Para ello emplea el “chat” o incluso las herramientas que te permiten el propio software (encuestas, cuestionarios).
  5. Habla despacio y sé muy claro en tus exposiciones. Si empleas una presentación, es importantísimo que sea muy visual. No más de una frase por diapositiva. No pretendas convertir la videoconferencia en una clase lectiva presencial, intenta ir al grano y no excederte en tiempo. Salvo que se trate de una WEBINAR, no recomiendo que la videoconferencia supere los 30 minutos de duración.
  6. Termina tu exposición con un resumen. Recuerda el objetivo que se pretendía (¿el para qué se ha hecho la videoconferencia?) y los aspectos tratados en el desarrollo de la misma que permiten conseguir este objetivo.
  7. Cierra la videoconferencia con un turno de preguntas. En función del número de alumnado y del tipo de videoconferencia, el tiempo dedicado a las preguntas-respuestas deberá ser mayor o menor.
  8. Pon la guinda al pastel. Antes de cerrar, pide a tu alumnado que complete una sencilla encuesta que te permita valorar la videoconferencia y que le permita al alumnado reflexionar sobre su aprendizaje (autoevaluación).

Imagen de William Iven en Pixabay

Ejemplos.

  • Videoconferencia cuyo objetivo es explicar la tarea semanal/quincenal a resolver (semana del 11 al 17 de mayo.)
    1. Planificación (lunes 11 de mayo a primera hora de la mañana):
      • Cuelga en el aula virtual (o envía por email) la tarea y la documentación necesaria para resolverla. En cualquier caso, envía un mensaje al alumnado e informa que has colgado nuevo material en el aula virtual y que habrá una conferencia esta misma semana.
      • Informa al alumnado (o a sus familias) de todo lo necesario para resolver la tarea (diseño de actividades).
      • Envía la convocatoria de videoconferencia (día, hora, objetivo, orden del día, reglas,…).
    2. Desarrollo (miércoles 13 de mayo a las 9:30h):
      • Permite el acceso a la videoconferencia a las 9:25 horas. Pon en pantalla un texto o imagen donde indiques que la videoconferencia comenzará a las 9:30h. Utiliza una música de fondo motivadora o relajante, en función de la tarea.
      • Inicia puntualmente, a las 9:30h, la videoconferencia (recuerda pulsar sobre el botón “grabar videoconferencia”). Pregunta, a través de una encuesta, por la propia tarea: ¿Has intentado resolverla? ¿Has entendido el enunciado? ¿Te parece difícil? ¿La documentación que te he facilitado es suficiente?
      • Recuerda el objetivo de aprendizaje que persigue la tarea, el enunciado, los criterios de evaluación y calificación y las instrucciones de entrega.
      • Resalta la documentación y recursos necesarios para resolverla.
      • Termina con un resumen.
      • Abre el turno de preguntas-respuestas.
      • Cierra la videoconferencia con una encuesta: ¿Estás satisfecho con la videoconferencia?¿Crees que se ha conseguido el objetivo? ¿Qué has aprendido (autoevaluación)? ¿Cómo te sientes?
  • Videoconferencia cuyo objetivo es mantener las relaciones entre el alumnado o tratar un tema transversal desde la tutoría, es decir, videoconferencia asamblearia (semana del 18 al 24 de mayo).
    1. Planificación (lunes 18 de mayo a primera hora de la mañana).
      • Cuelga en el aula virtual (o envía por email) una actividad o una propuesta de situación problemática que servirá de guía para el debate. Puede ser una simple pregunta, un cuento, una noticia, la corrección de una tarea realizada con anterioridad, una cuestión planteada por un alumno o alumna de clase, una duda recurrente,…
      • Envía la convocatoria de videoconferencia (día, hora, objetivo, orden del día, reglas,…).
    2. Desarrollo (jueves 14 de mayo a las 12:00h):
      • Permite el acceso a la videoconferencia a las 11:55 horas. Pon en pantalla un texto o imagen donde indiques que la videoconferencia comenzará a las 12:00h. Utiliza una música de fondo motivadora o relajante, en función del tema a tratar.
      • Inicia puntualmente, a las 12:00h, la videoconferencia (recuerda pulsar sobre el botón “grabar videoconferencia”). Pregunta, a través de una encuesta, por el estado emocional e intenta crear un clima propicio para el diálogo.
      • Recuerda la actividad o la situación problemática que dará pie al debate.
      • Muestra en pantalla el orden de intervención inicial y recuerda que para intervenir debe solicitarse previamente a través del chat. Remarca el tiempo máximo o mínimo de intervención de cada alumno o alumna.
      • Abre el debate y modera convenientemente: incita, pregunta, guía, corta,…
      • Conforme evolucione el debate redacta el acta. Podría ser, por ejemplo, un mapa conceptual o mapa de aprendizajes que irás construyendo y visualizando en pantalla según las intervenciones.
      • Termina repasando el acta o mapa conceptual.
      • Cierra la videoconferencia con una encuesta: ¿Estás satisfecho con la videoconferencia?¿Crees que se ha conseguido el objetivo? ¿Qué has aprendido (autoevaluación)? ¿Cómo te sientes?

Son dos simples ejemplos donde tan solo quiero resaltar la importancia de:

  1. La planificación.
  2. El cuidado de los detalles durante el desarrollo de la videoconferencia.

La videoconferencia además de servir para explicar o aclarar conceptos, actividades y tareas, también es una herramienta para mostrar cercanía, para decirles a nuestros alumnos y alumnas:

¡Tranquilos, estoy ahí! ¡Podéis contar conmigo! ¡Estamos juntos en esto!

La videoconferencia también es una excelente oportunidad para demostrar nuestra profesionalidad. Mostremos a nuestro alumnado y a sus familias, no solo que estamos al otro lado del ordenador, sino que existe un trabajo cuidado, profesional, y que además tenemos en cuenta el estado emocional de nuestro alumnado y de sus familias.

Por supuesto, debes tener en cuenta que tú no eres el únic@ que hará videoconferencias, por lo que es imprescindible la coherencia, trabajo en equipo y coordinación docente con el resto de compañer@s.

Recuerda que desde la declaración del estado de alarma he venido publicando artículos que pueden resultar útiles para el proceso de enseñanza y aprendizaje derivado del COVID-19. Para acceder a estos post tan solo tienes que pulsar sobre la ETIQUETA COVID-19. De cualquier modo aquí te dejo el índice de lo publicado hasta el post actual:

Feliz miércoles,

Raül

Imagen destacada de Mudassar Iqbal en Pixabay

Suscríbete a nuestra Newsletter

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Te has suscrito correctamente!