Hace un par de semanas reflexioné sobre la autonomía de los centros educativos y la diferencia entre burocracia y planificación. La semana pasada me centré en Plan Anual de Mejora (PAM), un proyecto de innovación educativa que necesariamente debe planificarse. El post de hoy seguirá el hilo conductor de las últimas dos semanas…

Veamos cómo planificar una acción de mejora dentro del PAM… Recomiendo seguir los siguientes pasos:

  1. Conocernos.
  2. Identificar recursos.
  3. Priorizar y simplificar.
  4. Planificar.

1. Conocernos.

En primer lugar debemos identificar las acciones de mejora que podrían tener un impacto positivo en el centro educativo. Es necesario conocer(nos) y para ello recomiendo utilizar una matriz de Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades (DAFO).

2. Identificar recursos.

El siguiente paso debe centrarse en identificar los recursos con los que contamos.

¿Cómo identificamos estos recursos? ¿De cuantas horas contamos?

La respuesta a estas cuestiones tendrá matices según la comunidad autónoma, incluso el nivel educativo. A los institutos de educación secundaria (IES) de la Comunidad Valenciana, por ejemplo, se les asigna un “paquete” de horas para atención a la diversidad (anexo I de la Orden 69/2015). Este “paquete” varía en función del número de unidades autorizadas. Además, atendiendo fundamentalmente a las acciones que hayan desarrollado en cursos anteriores, los centros educativos pueden contar con otro “paquete” adicional de horas (conocidas comúnmente como “horas PAM”).

Todas las horas lectivas asignadas a un centro educativo que excedan las meramente curriculares para impartir las enseñanzas autorizadas son horas susceptibles de asignar a acciones de mejora.

3. Priorizar y simplificar.

El tercer se centra en la toma de decisiones y por tanto se trata de un paso es delicado. Los recursos son los que son y por tanto debemos priorizar y simplificar. Hay que ordenar las acciones de mejora según el impacto que podrían tener sobre el centro y seleccionar aquellas a las que les podamos dar respuesta con los recursos disponibles (paso anterior).


Supongamos un IES con 16 unidades de ESO y 4 de bachillerato que ha seguido los tres pasos anteriores. El equipo directivo de este centro:

  1. Ha definido su matriz DAFO y ha identificado todas las acciones de mejora que tendrían un impacto positivo.
  2. Ha identificado un total de 159 horas adicionales para el curso 2020-2021 (114 horas de atención a la diversidad y 45 “horas PAM”). 
  3. Ha priorizado las acciones. Las tres acciones de mejora de mayor que consideran de mayor impacto para el curso 2020-2021 y que por tanto han decidido llevar a la práctica, ordenadas por importancia, son las siguientes:
      1. Desdoblar grupos en ESO para reducir la relación entre alumnado y profesorado.
      2. Implantar un sistema de evaluación por competencias en bachillerato y FP.
      3. Mejorar la convivencia en los 2 primeros cursos de la ESO.

4. Planificar.

El cuarto paso será el de planificar cada una de las acciones de mejora. Para ello, siguiendo lo indicado en el post de la semana pasada, la planificación de cada acción debe incluir:

  1. La justificación.
  2. Los criterios para la participación del alumnado en la actuación, si procede.
  3. La organización espacial y temporal.
  4. El horario lectivo.
  5. El personal docente responsable.
  6. Los criterios y procedimientos previstos para su seguimiento, evaluación y revisión.

Recomiendo ser prácticos y realizar una planificación ágil y concreta. Veamos, por ejemplo, cómo se podría planificar la acción de mejora “1. Desdoblar grupos para reducir la relación entre alumnado y profesorado”.

  1. La justificación.
    • Tras optimizar los espacios del centro educativo y ajustar la oferta de asignaturas optativas, la aplicación del plan de contingencia del centro educativo requiere de la creación de cinco grupos adicionales:
      • Dos grupos en 1º de ESO (2×30 horas).
      • Un grupo en 2º de ESO (1×30 horas).
      • Un grupo en 3º de ESO (1×32 horas).
      • Un grupo en 4º de ESO (1×32 horas).
  2. Los criterios para la participación del alumnado en la actuación.
    • Todo el alumnado de ESO.
  3. La organización espacial y temporal.
    • La optimización de espacios y los grupos adicionales ha requerido:
      • Adaptar y/o habilitar para la docencia los espacios siguientes (organización espacial): 
        • Dos talleres de tecnología.
        • Un aula de informática.
        • La biblioteca.
        • El taller técnico B12
      • La aplicación de esta acción de mejora no tiene efectos directos sobre la organización temporal de las enseñanzas de ESO, pero ha requerido trasladar las enseñanzas de 2º de bachillerato y los ciclos formativos de grado superior a horario vespertino.
  4. El horario lectivo.
    • Horario lectivo del alumnado y del profesorado de todos los grupos de ESO.
    • El total de horas lectivas asignadas a esta acción es de 154 horas.
  5. El personal docente responsable.
    • Todo el profesorado que imparte docencia en ESO.
  6. Los criterios y procedimientos de seguimiento, evaluación y revisión.
    • [Este último apartado lo desarrollaré en el post de la semana que viene].

La planificación de una acción de mejora puede ser notablemente diferente a la de otra. Obviamente, a mayor horas asignadas a una acción de mejora, mayor complejidad de de planificación, seguimiento y evaluación. En cualquier caso, debemos ser conscientes que “menos es más”.

¡No burocraticemos!

¡Seamos concret@s y práctic@s!

No quiero robarte más tiempo… Feliz miércoles,

Raül

¿Te ha gustado el post?

¿Me ayudas a difundir?

Imagen destacada de Haeruman en Pixabay

Suscríbete a nuestra Newsletter

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Te has suscrito correctamente!