Zona de confort

Son las 6:49, estoy con ET (mi gatito sphynx) delante del ordenador y tengo tres cosas claras:

  1. El tema de la entrada de hoy (zona de confort)
  2. El tiempo del que dispongo para escribirla (40 minutos)
  3. Que será la última entrada hasta el mes septiembre (hoy empiezan las vacaciones en cuanto a mi blog se refiere)

Empiezo…


La “zona de confort” es una temática sobre la que hace tiempo que quiero escribir y que he guardado para esta última entrada antes de las vacaciones. Me gustaría tener más tiempo para reflexionar y poder ofrecerte muchos más detalles y ejemplos de los que encontrarás hoy, pero a las 7:40h ya he de despertar a Roger (espero que no se despierte antes, je je je), cambiarlo, acompañarlo a hacer “pipi”, llevarlo a la guardería, pasear a Bala,… y a las 9:00h tengo que estar en el CEFIRE de Xàtiva con un grupo de gente estupenda, unas personas que llevo conociendo desde hace casi dos semanas y de las que estoy seguro que salen constantemente de su zona de confort.

Ayer por la noche terminé de leer el libro “15 cosas que aprendí en el MIT: lecciones de una vida aprendidas en momentos complejos“, un libro muy fácil y rápido de leer, y a la vez muy profundo (te lo recomiendo). Y te hago referencia a él porque precisamente mi último tweet con respecto a este libro esta relacionad con la zona de confort:

Tweet

Salir de la zona de confort es abrazar la incertidumbre, vencer al miedo, entrar en una zona de aprendizaje,… Obviamente no podemos constantemente estar saliendo de nuestra zona de confort, a todos, a mi también, nos gusta disfrutar de la tranquilidad, interiorizar los aprendizajes adquiridos en nuestro último viaje, pero tampoco podemos dormirnos en los laureles. La zona de confort esta presente en todas las facetas de nuestra vida:

  • En la laboral, cuando llevamos mucho tiempo haciendo lo mismo, sin aplicar ninguna innovación, sin asistir a ningún curso, sin leer un libro relacionado con nuestro trabajo y poner en práctica aquello que hemos aprendido.
  • En la familiar, cuando día tras día seguimos con la misma rutina sin hacer absolutamente nada que rompa con ella y nos permita acostarnos sonriendo y/o levantarnos ilusionados por tener que hacer algo nuevo, algo que se salga de lo “normal”.
  • En la personal, cuando, aún siendo conscientes que debemos hacer una u otra cosa, nunca encontramos el momento para hacerla y seguimos día tras día haciendo lo mismo, sin evolucionar.

Conozco a muchas personas que salen constantemente de su zona de confort y a otras tantas que viven permanentemente en ella. Si me paro a observar y a reflexionar (desde mi perspectiva) a todas estas personas, puedo afirmar de forma rotunda que:


Las personas que suelen salir de su zona de confort usualmente son personas más felices, más proactivas, y con mayor crecimiento personal y profesional.


Seguro que conoces a algunas personas que, aún siendo buenos profesionales, llevan anclados en su zona de confort durante mucho tiempo (muchos años). También conocerás a personas que siempre están saliendo de su zona de confort, siempre se encuentran en su zona de aprendizaje. ¿A qué tipo de personas prefieres parecerte?

Pero…

  • ¿Qué es lo que impide salir de nuestra zona de confort? Obviamente existen muchas posibles causas, aunque si tengo que escoger una, esta sería el miedo. El miedo a fracasar, el miedo a no conseguir el objetivo, el miedo a darme cuenta que no soy capaz,…
  • ¿Cómo venzo a este miedo? Con valentía y progresividad, es decir, saliendo poco a poco de nuestra zona de confort. Fijándonos objetivos ilusionantes, pero también realistas y con hitos que puedan alcanzarse en un corto período de tiempo. Se trata de entrenar nuestros “músculos”, de hacer fuerte nuestra actitud. Empieza por algo concreto:
    • Dejar de comer pan durante la cena.
    • Fumar dos cigarrillos menos cada día durante dos semanas
    • Apuntarme a una jornada formativa sobre nuevas metodologías docentes
    • Levantarme diez minutos antes
    • Correr veinte minutos más cada semana

Se me terminó el tiempo… así que AQUÍ te dejo una interesante entrada de César Piqueras donde reflexiona en torno a la zona de confort y la zona de aprendizaje, para que puedas profundizar un poco más en esta temática. Precisamente de esta entrada de César cojo prestada la siguiente imagen:

zona-de-aprendizaje
César Piqueras – Zona de confort y zona de aprendizaje

Volveré por aquí el miércoles 4 de septiembre. Ahora me espera un mes de agosto fantástico donde procuraré disfrutar aún más si cabe de Roger, de Maria y del resto de personas a las que quiero. Saldré de mi zona de confort, pero únicamente en mis parcelas familiares y personales. En cuanto a la faceta profesional, agosto lo destinaré a interiorizar aprendizajes, tengo una larga cola de libros por leer: “Biología del emocionar“, “Cómo aprende el cerebro“, “Crear hoy la escuela del mañana“,…

Pasa un fantástico miércoles y unas maravillosas vacaciones. Nos “vemos” a partir de septiembre,

Raül

Anuncios

6 comentarios sobre “Zona de confort

  1. Salir de la zona de confrot. Buena refllexión.
    Me considero una persona miedosa pero que he salido de mi zona de confort muchas veces y que por suerte he salido airosa de la mayoría. Lo que más me gusta de ello es lo que he aprendido con cada uno de mis lanzamientos al vacío y todo lo que crecido como persona.
    Felices vacaciones y enhorabuena por el post

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.