Uno de los libros que leí el año pasado fue «Diario para Estoicos» de Ryan Holiday. De hecho, escribí un post asociado a una de sus meditaciones (Las tres grandes del estoicismo). Se trata de un libro de casi 400 páginas que he leído sin apenas darme cuenta. Me ha gustado mucho esta forma de leer. Cada día leía una meditación, después reflexionaba sobre la misma e intentaba tenerla presente durante todo el día. Creo que, poco a poco, los conceptos han ido calando en mi forma de actuar.

Obviamente no me acuerdo de todas las meditaciones y recordarlas de nuevo sería un buen ejercicio, por lo que este año podría volver a leer el mismo libro. De cualquier modo, he decidido probar con otro con el mismo formato y del mismo autor: «Diario para padres estoicos»

Lo recibí el pasado lunes 7 de enero y ayer mismo me puse al día. ¡La verdad es que tiene muy buena pinta!

La introducción es muy sencilla y a la vez muy clara. Escribe Ryan Holiday:

«Hay mucha gente que lleva a sus hijos a la escuela, les compra la ropa, los alimenta y les prepara una habitación cómoda donde dormir... pero en realidad no actúan como padres. Más bien actúan como tutores legales, cumpliendo los requisitos necesarios para pasar el día... o los primeros dieciocho años (...). Procrear es una cuestión biológica. En cambio, la crianza es una cuestión psicológica. Se trata de una decisión, de un compromiso: el cambiar realmente quién eres y descubrir cuáles deben ser tus prioridades para ayudar a tus hijos. Es decir, es un compromiso de sacrificio y esfuerzo, de tomar decisiones difíciles; el compromiso de amar y no simplemente el de tener que».

El libro ofrece una meditación para cada día del año y se estructura en 12 temáticas; una por mes:

  • Enero: predica con el ejemplo.
  • Febrero: amor incondicional.
  • Marzo: pon a tu familia en primer lugar.
  • Abril: domina tus emociones.
  • Mayo: el carácter es el destino.
  • Junio: no te abandones.
  • Julio: cómo ayudarlos a ser quienes son.
  • Agosto: confía en ellos.
  • Septiembre: cultiva la lectura.
  • Octubre: lucha y emerge.
  • Noviembre: sé agradecido y empático.
  • Diciembre: el tiempo pasa volando.

Me atrevería a afirmar que la propuesta de Ryan Holiday está en línea con la de Steven Covey: (Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas). Y la verdad es que tengo la intuición que de este libro escribiré algún que otro post más.


Termino hoy con una breve reflexión:

En mi trabajo tengo la oportunidad de conocer diversas situaciones familiares. Cada una de ellas es distinta y tiene su propia complejidad. Ahora bien, me atrevo a afirmar que existe un patrón común a la mayoría de situaciones problemáticas: la familia no está suficientemente unida y/o no tiene unos principios de crianza compartidos y basados en el amor. Vuelvo a repetir que es imposible generalizar, pues las situaciones más complejas (problemas de conducta, conductas autolesivas, posibles casos de acoso, depresión...) de deben a múltiples causas, es decir, son problemas que siempre deben abordarse desde una perspectiva sistémica. Soy consciente que mi familia también está en el «bombo» de la lotería de «problemas gordos de familia». Esta es una realidad indiscutible y personalmente con este tipo de lecturas tan solo intento alejarme lo máximo posible de estos «problemas gordos de familia». Si también tienes hij@s, te aconsejo este tipo de lecturas. El día a día nos dificulta la reflexión y la identificación de lo que realmente es importante para nosotr@s. Usualmente estamos en «piloto automático» y leer este tipo de libros nos ayudan, al menos durante el tiempo de lectura, a actuar de manera consciente (a «ser»).


Feliz miércoles.

Raül

¿Te ha gustado el post?

¿Me ayudas a difundir?

¿Te apuntas a «Ayuda Efectiva»?

Imagen destacada de Ghinzo en Pixabay

Suscríbete a nuestra Newsletter

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Te has suscrito correctamente!