Las últimas semanas he tenido que priorizar una serie de tareas externas al blog, pero ya tocaba pasarse por aquí. Vamos al lío...

He estado escribiendo en el blog de re-Programa, y bueno... ya tenemos escritos y publicados los post que resumen el libro "Programaciones didácticas. Una propuesta práctica y fundamentada". AQUÍ tienes el post que te enlaza a los resúmenes de los 10 capítulos del libro.

Justo ayer Elio publicó ESTE post que establece relaciones entre la propuesta del libro y el marco normativo de la Comunidad Valenciana. Continuaremos publicando en el blog de re-Programa estableciendo relaciones con otras comunidades autónomas y concretando aspectos operativos de nuestro libro y del desarrollo curricular de la LOMLOE.

La semana pasada escribí también un post en Efectivida. Puede que te resulte interesante:

Técnica STOP para gestionar la ansiedad


Con el post de hoy inicio una serie en la que reflexionaré respecto de algunas ideas que me anoté del libro "4000 semanas. Gestión del tiempo para mortales"

El libro es una auténtica maravilla y te lo recomiendo muchísimo. Creo que el subtítulo no es demasiado apropiado (gestión del tiempo para mortales), pues puede inducir a error. No es un libro que te ofrezca un método para gestionar el tiempo (o mejor dicho: "gestionar la atención"). Aunque al final del libro reflexiona respecto a una serie de técnicas concretas, la mayor parte del texto tiene un enfoque más filosófico. Creo que este libro debe ser leído por aquellas personas que ya han pasado por libros más tácticos, es decir, libros que se centren en hábitos y en métodos de efectividad y organización personal.

En cualquier caso... vamos con la reflexión que pone nombre al post que ahora mismo tienes delante.


En la primera parte del libro, Oliver Burkeman, reflexiona respecto a la "elección de elegir". Nos recuerda los beneficios de aceptar nuestros límites, de ser conscientes de aceptar la finitud (el "fin de la eternidad"), de saber que "intentar controlar tu tiempo, puede provocar que el tiempo te controle a ti"... Una serie de ideas interesantísimas que me hicieron pensar mucho. No puedo escribirte de todas ellas, así que he seleccionado solo una: la que Burkeman encabeza con el subtítulo: "Un chorro helado de realidad". Escribe el autor:

A efectos prácticos, comportarte como alguien que acepta que su tiempo en este mundo es limitado consiste en planificar tus días sabiendo que, sin ningún género de dudas, no vas a tener tiempo de hacer todo lo que quieres hacer o lo que otras personas quieren que hagas. 

No solo es importante, sino estrictamente necesario, aceptar este hecho indiscutible. Y es que: nunca llegarás a todas las tareas que te asignas o te asignan externamente, nunca podrás viajar a todos esos lugares maravillosos que se te han pasado por la cabeza... Pues bien, se trata de tomar decisiones conscientes y en muchas ocasiones difíciles: en qué me focalizo y que dejo pasar.

Todo no puede decidirse por defecto. ¿Estás leyendo este post porque lo has decidido o por que estás huyendo de algo? Debes dejar de resistirte a tomar decisiones y asumir, de forma deliberada, compromisos enormes, intimidantes e irreversibles; el tipo de compromisos que no sabes de antemano si acabarán bien, pero que, al final, son los que generan mayor satisfacción, y también mayor valor e impacto.

Esta toma de decisiones consciente pasa también por aceptar que vas a perderte algo. Pero esto no es ningún problema, pues, como afirma Oliver Burkeman:

"Perderse algo" es lo que hace que nuestras decisiones tengan, en primer lugar, algún sentido.

Es evidente, aunque en ocasiones no seamos conscientes, que cada vez que dedicamos una parte de nuestro tiempo a algo en concreto, dejamos de lado otras cosas que podríamos estar haciendo con ese tiempo. Tomar estas decisiones de forma consciente y deliberada, es decir, pronunciarse firmemente sobre lo que queremos hacer en cada momento, es una evidencia clara de integridad: hago lo que considero que es importante para mí.

Termino el post con dos reflexiones más de Oliver Burkeman:

  1. Para cuestionar la idea de que el tiempo sea algo que se usa, podemos emplear la idea, poderosa por más que esté en desuso, de dejar que el tiempo te use a ti, y de vivir la vida no como una oportunidad de poner en práctica tus planes predefinidos para lograr éxito, sino como una situación desde la que responder a las necesidades de tu lugar y tu momento en la historia.
  2. Ninguno de nosotros puede acabar, por su cuenta y sin la ayuda de nadie, con una sociedad consagrada a la productividad sin límites, a la distracción y a la rapidez. Pero sí puedes, aquí y ahora, dejar de creer en el engaño de que alguna de esas cosas va a hacer que te sientas bien. Puedes afrontar los hechos. Puedes poner en marcha la ducha, prepararte para un chorro de agua helada y vigorizante, y meterte dentro.

Si quieres profundizar un poco más sobre el tema del post de hoy, te recomiendo que le des un vistazo a: "La vida ya no me da para más. Me paso al esencialismo"

Feliz miércoles.

Raül

¿Te ha gustado el post?

¿Me ayudas a difundir?

Tu apoyo me anima a seguir publicando y ahora puedes apoyarme de manera explícita, desde solo 3€

Como ya informé en AQUÍ, las reflexiones asociadas con las programaciones didácticas, la evaluación... todo lo relacionado con la educación, lo publicaré en el blog de re-Programa. Recomiendo que te suscribas a su Newsletter.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Te has suscrito correctamente!