Después de cinco entradas reflexionando sobre la formación a distancia (etiqueta COVID-19) y aprovechando que, al menos en la Comunidad Valenciana, estamos de “vacaciones” de Semana Santa, hoy he decidido escribirte sobre crecimiento personal, más concretamente sobre productividad.

Creo que vivimos un momento en el que debemos reflexionar y replantearnos, entre otras cosas, cómo organizamos nuestro día a día. ¿Realmente soy efectivo? ¿Utilizo “bien” el tiempo? Son preguntas que suelo realizar(me) con bastante asiduidad. No sé si a ti también, pero para mí, incrementar la productividad personal me aporta una formidable sensación de satisfacción.

En ESTA entrada te presenté a Jaír Amores y a su fantástico blog de efectividad. Jaír, aprovechando la actual situación de cautiverio, ha dado un empujón a su curso de productividad personal C.A.R. Desde hace un par de semanas se ofrece también en modalidad online, y yo tengo la fortuna de haber sido uno de los primeros en cursarlo. Lo terminé la semana pasada y hoy te escribo sobre él. Vamos al lío…


El método 

C.A.R. son las siglas de Capturar, Analizar y Revisar. Se trata de un curso de organización personal integral que busca la efectividad y la liberación del estrés. Diría que se trata de una versión simplificada del sistema GTD, del que también reflexiona Jaír en varios de sus post.

Jaír nos propone que para organizarnos, ser efectivos y liberarnos del estrés, debemos seguir los siguientes cuatro pasos:

  1. Capturar. La primera acción para organizarnos pasa por capturar y guardar “todo” en nuestras bandejas de entrada. Las capturas pueden ser propias (aquellas ocurrencias que nos pasan por la cabeza) o externas (correo electrónico, mensajes de WhastApp, correo postal,…).
  2. Analizar. Tras haber capturado y no precisamente en ese momento, sino cuando nosotr@s consideremos más acertado, debemos analizar las capturas. El resultado de este análisis será la clasificación en tres grandes contenedores:
      1. A la basura.
      2. Al archivo.
      3. A la agenda.
  3. Revisar. Tras haber clasificado y tampoco necesariamente después de haberlo hecho, Jaír nos propone revisar nuestros contenedores. Existen dos revisiones: (1) la rápida (una o más veces al día) y (2) la profunda (semanal). Las revisiones deben ser constantes y sustituyen a las notificaciones. Por tanto, “fuera notificaciones“.
  4. Hacer. Cuestiones estéticas no han permitido que el nombre del método incluya referencia a este paso (¿C.A.R.H.? no suena muy bien ¿verdad?). Este es el último paso del método y se basa en hacer en cada momento lo que nosotr@s hemos decidido previamente hacer.

El curso

¡El curso es una maravilla!

Jaír ha distribuido 42 lecciones en un total de 7 bloques temáticos.

Cada una de las lecciones cuenta con la correspondiente explicación escrita y visual (un videotutorial). Yo hice el curso totalmente online en poco menos de una semana. Explicaciones muy claras y ejemplos prácticos y concisos. Las lecciones se entrelazan de forma coherente y dosifican con maestría el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Por otro lado, el curso está vivo, es decir, Jaír incluye y actualiza lecciones según las necesidades que va detectando y el feedback que le aportan las personas que hemos hecho el curso.

Las herramientas

En el método se prima la sencillez y en esta línea se nos propone dos herramientas básicas y totalmente gratuitas: Keep y iCalendar de Google.

La aplicación Keep se utiliza para las capturas propias y para las anotaciones. El calendario para volcar parte del análisis, así como guiar las revisiones y el “hacer”. Jaír explica con detalle ambas herramientas y su aplicación práctica según el método C.A.R.

Mis aprendizajes con C.A.R.

Yo utilizo un método de organización personal similar al que propone C.A.R., por lo que el método en si mismo no ha sido mi principal aprendizaje. Ahora bien, gracias al curso C.A.R. he perfeccionado muchos detalles que necesitaba pulir:

  • Capturar absolutamente todo.
  • Archivar todos emails y mensajes de WhastApp. Ahora, cuando accedo a mis gestores de mensajería, la bandeja de entrada solo tiene los mensajes que he recibido desde la última revisión.
  • Estructurar el calendario e incluir mis tareas diarias. Esta nueva estructura me permite tomar consciencia visual del tiempo libre y por tanto de los compromisos que puedo asumir. Como dice Jaír:

Si todo lo colocas en el calendario, el calendario se convierte en tu avatar.

  • Reflexionar sobre mis prioridades y asociarles huecos en el calendario. ¿De qué sirve decir que tus hij@s son prioritarios para ti si después no les dedicas tiempo de calidad en tu calendario?
  • Reforzar mis hábitos e introducir alguno que tenía olvidado (el ritual nocturno, por ejemplo).

Conclusión

El curso C.A.R. propone un método sencillo de organización personal, el cual puede llevarse a la práctica con herramientas simples y gratuitas. Su punto de partida son los principios y valores de cada persona y su aplicación fomenta el uso buenos hábitos productivos. La metodología del curso es muy amena y los contenidos de alta calidad. El curso online puede desarrollarse en poco menos de una semana y su aplicación práctica es inmediata.

Para ampliar la información y matricularte en el curso puedes pulsar AQUÍ

No quiero terminar el post sin referirme al propio autor del método C.A.R. Jaír es una persona íntegra, tremendamente y muy cercana. De esas personas que aunque no conozcas personalmente sabes que sería de las que tendrías muy cerca si la distancia lo permitiera.

Jaír, ¡ENHORABUENA por el curso y ENHORABUENA por ser como eres!

Feliz miércoles,

Raül

Suscríbete a nuestra Newsletter

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Te has suscrito correctamente!