Un par de trabajos “extras” me han llevado a reflexionar estas últimas semanas sobre el trabajo por ámbitos, el liderazgo y la evaluación. Ayer tenía claro que hoy escribiría sobre uno de estos temas, pero me acosté sin elegir entre uno u otro. Incluso llegué a pensar en escribir una entrada que los fusionara todos. Pues nada, al final la almohada me ha empujado hacía el liderazgo, así que este es el tema te traigo hoy.

El próximo lunes 8 de julio, junto con un gran profesional y compañero de la inspección educativa (Fernando Fernández) tendré la oportunidad de participar en una jornadas sobre innovación y cooperación. Abriremos las jornadas con una ponencia titulada “Liderazgo reflexivo y compartido“, y además lo haremos con un formato poco habitual en el que Fernando y yo nos lanzaremos preguntas y reflexionaremos sobre afirmaciones relacionadas con el liderazgo y la evaluación en los centros educativos. Será una ponencia a lo “pinpinela”, je je je. Veremos como queda este nuevo reto…

Sobre liderazgo podría debatir largas y apasionantes jornadas con Fernando. Él es un experto en esta temática y para mi el liderazgo es un tema que mes fascina. En una hora haremos lo que podamos y sobretodo espero, y seguro que Fernando está totalmente de acuerdo conmigo, poder ilusionar e inspirar a los cerca de 200 asistentes que ya han confirmado su plaza.

Algunas de las cuestiones sobre las que Fernando y yo reflexionaremos el próximo lunes:

¿Qué es el liderazgo educativo? ¿Cómo promover el compromiso en todos los agentes educativos? ¿Qué importancia tienen los procesos de autoevaluación del liderazgo para la mejora continua? ¿Qué indicadores utilizar para medir y evaluar los distintos procesos de un centro educativo?…

Obviamente no puedo escribir en una única entrada sobre todas las líneas y propuestas que estoy seguro que surgirán en la ponencia del próximo lunes, así que he decidido centrarme en la propuesta que Simon Sinek nos hace en su fantástico libro “Los líderes comen al final“. Se trata de unas “lecciones” que seguro que, de una forma u otra, saldrán a la luz el próximo lunes. Veamos…

  • Como vaya la cultura irá la compañía.

Recuerda que la cultura son esas normas no escritas que se respiran en cualquier organización, centro educativo, familia,… Son esas cosas que “aquí se hacen así porque siempre se han hecho así; es lo normal”. Cuando nos identificamos con una cultura damos rienda suelta a nuestra expresión de pertenencia al grupo y es cuando realmente defendemos el conjunto de valores y creencias comunitarias.

“Dentro de una cultura débil, nos apartamos de hacer lo correcto para hacer lo que nos beneficia”. Simon Sinek

  • Como sea el líder será la cultura.

El papel del líder consiste en responsabilizarse del éxito de cada miembro de su equipo. Debe asegurarse de que todos están bien formados y se sientan seguros de que pueden realizar su trabajo. El líder debe asignar responsabilidades y hacer que los componentes del equipo se comprometan a progresar hacía la misión.

“Si el capitán ofrece dirección y protección, la tripulación hará todo lo necesario para cumplir con la misión”. Simon Sinek

  • El peso de la integridad.

La integridad es cuando nuestras palabras y nuestros actos son coherentes con nuestras intenciones. Si nuestros líderes no son personas íntegras, no podemos fiarnos de ellos y por tanto nada bueno puede pasar, la desconfianza mina la cultura y las relaciones del equipo se vuelven tóxicas. El liderazgo requiere integridad, honestidad y responsabilidad, cualidades que nos llevarán hacía la confianza.

“Si sospechamos que nuestros líderes desvirtúan la verdad para favorecer su propio interés, nuestro subconsciente nos dirá que no nos metamos con ellos en las trincheras”. Simon Sinek.

  • La importancia de la amistad.

Seguro que estás de acuerdo conmigo en la siguiente afirmación: “Los enemigos luchan, los amigos cooperan”. Ahora bien, es importante recordar que la cooperación no siempre implica acuerdo, pero sí trabajo conjunto para fomentar el bien común. Se trata de mantener unas buenas relaciones, pues de lo contrario será imposible cooperar y trabajar en equipo, y con mucha suerte solo podremos trabajar en grupo (AQUÍ las diferencias entre grupo y equipo).

“Lo que recordamos con agrado no es el trabajo, sino la camaradería, cómo se unió el grupo para conseguir hacer algo”. Simon Sinek

  • Dirija a personas, no a números.

El liderazgo consiste en ser responsables de vidas, no de números. Una cosa es ser gestor y otra muy distinta es ser líder. Los gestores cuidan de las cifras y de los resultados, pero los líderes deben cuidar de las personas. Para ello se requiere vocación de servicio, protección del equipo, confianza y fomento de las buenas relaciones.

“El liderazgo siempre es un compromiso con seres humanos”. Simon Sinek

Despido la entrada de hoy compartiendo la presentación que utilizaremos Fernando y yo el próximo lunes.

Feliz miércoles,

Raül

 

 

Suscríbete a nuestra Newsletter

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Te has suscrito correctamente!