Modelos educativos alternativos (“innovadores”)

El próximo viernes 12 de mayo participaré en las VIII Jornadas de la Asociación de Directores de Infantil y Primaria de la Comunidad Valenciana (AQUÍ puedes descargar el programa).

Mi ponencia versará sobre innovación educativa, y ahora mismo me encuentro en la fase de preparación de la misma. Atendiendo al perfil de las personas que asistirán a estas jornadas (directoras y directores de escuelas de infantil y colegios de primaria), he considerado acertado emplear una perspectiva puramente directiva, es decir, tomando la gestión de las innovaciones escolares como al elemento vertebrador.

La verdad es que una hora y media de ponencia tan solo permite una simple pincelada, así que he decidido empezar hoy una serie de publicaciones que versarán sobre innovación educativa. Algunas de las entradas que publicaré durante las próximas semanas profundizarán y desarrollarán “conceptos” y “temas” a los que haré mención en la ponencia del viernes 12 de mayo. En otras entradas, como por ejemplo la de hoy, me centraré en aspectos que en principio, salvo cambios de última hora, no tengo previsto tratar en la ponencia.

Pues vamos al lío…


Modelos educativos alternativos (“innovadores”).

Sir Ken Robinson y John Taylor Gatto

EscuelaAburrida

Los modelos alternativos pueden llegar a ser innovadores siempre que produzcan un cambio intencionado y positivo, es por esto que incluyo la palabra “innovación” entre paréntesis. Hecha esta aclaración, veamos que nos proponen dos de los principales “especialistas alternativos”:

Ken Robinson y Taylor Gatto, coinciden en muchos aspectos con otros expertos en pedagogía alternativa como Christopher Clouder, Francisco Tonucci y Toshiro Kanamori. Me centro en ellos por ser, probablemente, los expertos más mediáticos y conocidos en nuestro país. Ambos, aunque con planteamientos y propuestas relativamente distintas, sugieren una verdadera (y necesaria) re-volución educativa.

Ken Robinson es doctor por la Universidad de Londres, conferenciante y autor de varias publicaciones relacionadas con la creatividad (tal vez su libros más conocidos sean: El Elemento y Escuelas creativas). Robinson propone introducir la creatividad en las escuelas, pues afirma que el sistema educativo actual continúa basándose en las caducas ideologías propias de la ilustración y de la revolución industrial. Para él, el problema radica en pensar que la educación es una simple acumulación de conocimientos, de forma que la creatividad y el talento no tienen importancia alguna. Ken Robinson propone utilizar las tecnologías de la información y de la comunicación para re-volucionar la educación hacia una formación personalizada donde se potencie la creatividad y el desarrollo individual de cada estudiante.

La educación debe ser transformada para que surjan los talentos personales. Hay que pasar de un modelo industrial y lineal a un modelo orgánico similar al de la agricultura: “el maestro debe ser como un agricultor, es decir, debe crear las mejores condiciones para que florezca el talento de sus estudiantes”.  Personalizar la educación y potenciar la creatividad es la clave. Sir Ken Robinson

Robinson


J. Taylor Gatto fué profesor de literatura en la escuela pública de Nueva York, y tras recibir por tercera vez consecutiva el premio a mejor profesor del año de Nueva York, dejó su trabajo afirmando que “ya no estaba dispuesto a seguir dañando a los niños“. Ha escrito varios libros y se dedica a dar conferencias defendiendo el homeschooling y sobre cómo salvar el sistema educativo. Taylor propone re-humanizar el sistema educativo incrementando la participación de la familia y acercando la escuela a su entorno. Afirma que el sistema educativo actual, junto con la televisión:

  • adoctrinan a las niñas y a los niños,
  • perpetúan las diferencias sociales,
  • crean un espíritu de obediencia, dependencia, falta de creatividad, pérdida de compansión,…

Taylor Gatto está convencido que las reformas educativas han fracasado porque se basan en la concepción mecanicista del sistema, una concepción poco humana y tremendamente alejada de la vida en comunidad. A tenor de todo esto, Gatto propone fomentar la curiosidad intelectual (autoaprendizaje) y potenciar las comunidades de aprendizaje (acercar las escuelas a la vida real y fomentar la participación de las familias y de la comunidad escolar). Para ello, resalta la importancia de una escuela inclusiva, una escuela que permita el desarrollo individual, la autoconfianza, la responsabilidad y la apertura de ideas entre la escuela y todo su entorno. El profesorado debe ser guía y facilitador, y la sociedad debe ser objeto activo del proceso de enseñanza y aprendizaje, permitiendo el desarrollo de la pasión, la ilusión y la creatividad.

Dos instituciones controlan a día de hoy la vida de nuestros hijos: la televisión y la escuela, por este orden. Ambos reducen el mundo real de sabiduría, fortaleza, templanza y justicia hacia una abstracción sin final y sin frenos. Las escuelas están diseñadas para producir, a través de la aplicación de fórmulas, seres humanos estandarizados cuyo comportamiento pueda ser predecible y controlado. Es absurdo y anti-vital moverte de aula en aula al sonido de una sirena durante todos los días de tu infancia natural en una institución que no te permite ninguna privacidad y que incluso te la quita en el santuario de tu propia casa pidiéndote que hagas tus “deberes”. Necesitamos volver a pensar en las premisas fundamentales de la escolarización y decidir qué es lo que queremos que los niños aprendan y por qué. Tenemos que devolver a los niños tiempo libre desde ya mismo porque esa es la clave para el auto-aprendizaje, y debemos re-introducirles en el mundo real tan rápido como sea posible para que el tiempo libre pueda ser gastado en algo más que abstracciones. John Taylor Gatto

Gatto


Desde mi punto de vista, el diagnóstico de la situación problemática y las propuestas para solucionarlo son tan acertadas como difíciles de conseguir.

Acertadas porque:

  1. Existen estudios de neuroeducación donde se demuestra objetiva y científicamente la importancia de las emociones para el aprendizaje, y por tanto, la importancia de la educación personalizada y del fomento de la creatividad.
  2. Evidencias como las altas tasas de abandono escolar, y las demandas de las empresas (se reduce la obsesión por la “titulitis” y se busca más el “saber ser y el saber hacer”) demuestran la caducidad del modelo educativo actual.

Difíciles porque suponen un cambio radical de paradigma, una descentralización tremenda, una vuelta de tuerca completa al sentido actual del currículum educativo y también un intenso cambio cultural para el profesorado.

A pesar de la dificultad: me alegra poder escribir la entrada de hoy, me entusiasma que existan propuestas como la de Robinson y la de Gatto, y me ilusiona el hecho que estés leyendo estas líneas. Poco a poco, entre todos, de abajo a arriba, estoy seguro que cambiaremos el modelo educativo, estoy convencido que todavía tendremos la oportunidad de pasárnoslo por las manos, incluso poner nuestro granito de arena.

Pasa un miércoles fantástico,

Raül

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.