Competencias básicas y Proyecto Roma. “Social y cívica”, “iniciativa y espíritu emprendedor” y “conciencia y expresiones culturales

Cuando el domingo me planifiqué la semana (por cierto, llevo tres semanas empleando Trello y Sunrise Calendar y son geniales), pude comprobar que iba a estar cargada de trabajo, con la agenda llena mañana y tarde. Hoy puedo asegurar que además está siendo apasionante.

El alumnado del curso “Herramientas para la docencia en línea” me hace sentir muy orgulloso, está entregando unas tareas  tremendamente elaboradas, lo cual me da ánimos para seguir trabajando en esta línea.

El alumnado de 1º curso de automatización y robótica industrial también está realizando una labor extraordinaria, trabajando en los últimos detalles del proyecto “primavera educativa”, un proyecto paralelo a la programación didáctica que incluye a toda la clase en un objetivo común, un objetivo ambicioso e integrador que nos ha cohesionado a tod@s (de este proyecto te hablaré pronto, verás que bonito, se trata de la filosofía Proyecto Roma llevada a su máximo nivel).

Si a todo ésto le añado la propuesta para responsabilizarme de los aspectos pedagógicos a distancia de un proyecto formativo ambicioso de internacionalización, pues nada, apaga y vámonos. Genial!!!

Hoy, para terminar con la temática de las últimas dos semanas, y cerrar de esta forma la trilogía de entradas “Competencias básicas – Proyecto Roma“, me centraré en las tres competencias básicas que me quedan por analizar:

  1. Competencias sociales y cívicas.
  2. Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor.
  3. Conciencia y expresiones culturales.

Recuerda que en dos entradas anteriores (aquí y aquí) relacioné el Proyecto Roma con el resto de competencias básicas.

Hoy voy a intentar ser conciso y  directo. Allá vamos…

competenciasbasicas_proyectoroma_socialcivica_iniciativaemprendedor_culturalartistica

  • Competencias social y cívica.

Estas competencias implican la habilidad y capacidad para utilizar los conocimientos y actitudes sobre la sociedad, atendiendo a las diferentes perspectivas, y a su concepción dinámica, cambiante y compleja. Todo ello para interpretar fenómenos y problemas sociales en contextos cada vez más diversificados, elaborando respuestas, tomando decisiones y resolviendo conflictos, y evidentemente, interactuando con otras personas y grupos conforme a normas basadas en el respeto mutuo y en la convivencia democrática.

El trabajo en equipo, las asambleas y el dialogo son elementos fundamentales en el Proyecto Roma. Estos tres ítems, requieren por si mismo el desarrollo de competencias sociales y cívicas, de hecho, me atrevería a afirmar que se trata de un estadio superior, pues en el Proyecto Roma las decisiones se toman por consenso y en base a los mejores argumentos, es decir, nunca se llega a realizar una votación y por tanto no existen perdedores. Todos tenemos la oportunidad de cambiar, conocernos y conocer al resto de personas a través del diálogo (Habermas y su teoría de la acción comunicativa). En la asamblea de inicio de curso se fijan las normas básicas de convivencia, las cuales son ampliadas y concretadas en cada uno de los proyectos de investigación. Si ésto fuera poco, en la fase “sentir” de cada proyecto (recuerda que las fases del Proyecto Roma son: “pensar” – “comunicar” – “sentir” – “actuar”) se fijan las normas específicas para ese proyecto en cuestión, normas internas para el equipo de trabajo y normas relacionadas con el propio proyecto a desarrollar.

La importancia del diálogo, el debate y los acuerdos por consenso permiten conseguir el bienestar personal y colectivo de toda la clase (competencia social), y  la concreción de las normas de convivencia en la fase “sentir” profundizan en el conocimiento crítico de los conceptos de democracia, justicia, igualdad, ciudadanía y derechos humanos y civiles (competencia cívica).

  • Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor.

Esta competencia implica la capacidad de transformar las ideas en actos, es decir, adquirir conciencia de la situación a intervenir o resolver, y saber elegir, planificar y gestionar los conocimientos, destrezas o habilidades y actitudes necesarios con criterio propio, con el fin de alcanzar el objetivo previsto.

Tremendamente fácil relacionar esta competencia con el Proyecto Roma, pues en su fase “actuar”, a través del plan de acción, se materializa todo lo planificado. Además, el proyecto de investigación nace del propio interés del alumnado por dar respuesta a una situación problemática, es decir, nace de su propia iniciativa y no de una imposición de la profesora o profesor.

Capacidades que requieren abordarse para el desarrollo de esta competencia y que a la vez se trabajan de forma transversal e interiorizada en los proyectos de investigación del Proyecto Roma son las siguientes: capacidad creadora y de innovación (es la clase quien decide e innova), capacidad pro-activa para gestionar proyectos (los equipos se planifican), capacidad de asunción y gestión de riegos (el riesgo es inherente a cualquier proyecto de investigación nuevo), cualidades de liderazgo y trabajo individual y en equipo (desarrollado a través de los diferentes roles), capacidad de sentido crítico y responsabilidad (el debate y la asamblea final se encargan de ésto).

  • Conciencia y expresiones culturales.

Esta competencia implica conocer, comprender, apreciar y valorar con espíritu crítico, con una actitud abierta y respetuosa, las diferentes manifestaciones culturales y artísticas, utilizarlas como fuente de enriquecimiento y disfrute personal y considerarlas como parte de la riqueza y patrimonio de los pueblos. Incorpora también un componente expresivo referido a la propia capacidad estética y creadora y al dominio de aquellas capacidades relacionadas con los diferentes códigos artísticos y culturales, para poder utilizarlas como medio de comunicación y expresión personal.

En el Proyecto Roma se desarrolla esta competencia de forma transversal en las diferentes asambleas, fundamentalmente en la asamblea final de proyecto, donde cada equipo da respuestas a los aprendizajes genéricos y específicos. Es cierto que para desarrollar al máximo nivel esta competencia, se requiere de la ayuda del profesorado, pues debe animar a la clase para que incluya, en los proyectos de investigación, aspectos relacionados con la cultura y la creatividad. Obviamente, la temática de trabajo (aprendizajes genéricos) están directamente relacionados con esta competencia.

Pues nada más, con esta entrada termino la trilogía de relaciones entre competencias básicas y Proyecto Roma. Espero haber transmitido mi pasión por esta filosofía de vida. Además, se trata de otro claro indicador de lo acertado que es emplear el Proyecto Roma en nuestras clases.

Pasa un maravilloso día!!!

 

Anuncios

Un comentario sobre “Competencias básicas y Proyecto Roma. “Social y cívica”, “iniciativa y espíritu emprendedor” y “conciencia y expresiones culturales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s