Bon dia a tothom,
A continuació vos copie una reflexió que vaig fer fa un parell d’anys per a un article d’investigació que estava escrivint. Espere que vos siga interessant:
Resulta muy difícil encontrar una definición que recoja la esencia de la Formación Semipresencial, más aún si se relaciona con otros términos como: formación a distancia, formación abierta o incluso si se sustituye la palabra formación por educación. En este sentido, es conveniente ir paso a paso y realizar un breve razonamiento que permita obtener una definición concreta y realista de la Formación Semipresencial.
En primer lugar parece prudente diferenciar entre “Educación” y “Formación”. Para ello, es recomendable acudir a la Real Academia Española [1], donde es posible encontrar cinco entradas de la palabra “educar”, y nueve entradas de la palabra “formar”. De todas estas entradas, las definiciones más relacionadas con el tema que aquí se trata son las siguientes:

  • Educar:
  1. Dirigir, encaminar, doctrinar.
  2. Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos,…
  • Formar:
  1. Criar, educar, adiestrar.
  2. Adquirir más o menos desarrollo, aptitud o habilidad en lo físico o en lo moral.

La palabras “educación” y “formación”, son la acción y efecto de educar y formar respectivamente. Por tanto, queda patente la estrecha relación entre ambos términos. Ahora bien, es común diferenciar la educación de la formación, de forma que el primer término se presupone que empieza en la familia y es moldeado por el colectivo sociocultural al que se pertenece, mientras que el segundo término, hace referencia al desarrollo del ser humano a través del aprendizaje de materias útiles y concretas. En este sentido, es posible encontrar una persona muy educada pero analfabeta, a la vez que también existe la combinación contraria, es decir, una persona tremendamente formada pero muy maleducada.
Por tanto, en el caso de la Formación Profesional, donde el alumnado más que un niño es un joven o adulto con una personalidad definida o cuasi definida, parece más prudente hablar de formación en lugar de educación, aunque se debe tener claro que ambos términos están estrechamente relacionados y que además, la educación es un proceso continuo y constante, por lo que la labor del profesorado de Formación Profesional no sólo debe centrase en la transmisión de conocimientos (formación) sino también en la transmisión de conductas éticas y sociales (educación).
Diferenciar entre formación a distancia y formación semipresencial no parece difícil, aunque es muy interesante dedicar unas palabras a aclarar este concepto. Se habla de formación semipresencial cuando se quiere enfatizar la relación presencial entre el profesorado y el alumnado, de forma que existe un porcentaje de presencialidad. En este sentido, la formación a distancia, seria aquella formación en la que no existe relación de presencialidad alguna entre profesorado y alumnado. Ahora bien, la duda radica en saber cual es el porcentaje de presencialidad adecuado. Tal y como se comprobará en apartados posteriores, la normativa reguladora de esta modalidad formativa, permite, en algunos casos, que el profesorado pueda exigir al alumnado un porcentaje de presencialidad, y obliga, en otros casos, a que el alumnado tenga una asistencia mínima al centro educativo. Por tanto, siguiendo el mismo razonamiento empleado para diferenciar formación de educación, parece más adecuado emplear la palabra “semipresencial” que la palabra “distancia”.
Por último, es necesario diferenciar entre formación semipresencial y formación abierta. La formación semipresencial es una modalidad formativa que permite que el alumnado aprenda sin necesidad de asistir de forma constante a un centro educativo. En cambio, la formación abierta hace referencia a la naturaleza de la formación ofrecida, de forma que concede al alumnado mayor autonomía para aprender, sea este aprendizaje presencial, semipresencial o totalmente a distancia,.
Por último, antes de definir que es la formación semipresencial, es interesante aclarar que la formación que exige un alto grado de presencialidad, o que requiere una relación síncrona y constante entre profesorado y alumnado, o que no posibilita el estudio autónomo e independiente del alumnado, o cuya única vía de comunicación es la presencialidad, o la comunicación es unidireccional, no es formación semipresencial.
Es posible definir la formación semipresencial empleando diferentes palabras y por ello, no resulta complicado encontrar diferentes definiciones. De cualquier modo, quien escribe este artículo, considera por válida la siguiente:
La formación semipresencial es aquella que permite al alumnado el aprendizaje de materias útiles y concretas, sin la necesidad de una asistencia constante al centro educativo. Esta modalidad formativa permite al alumnado cierto margen de libertad para la elección del cuándo, dónde y cómo realizar su aprendizaje.
 

Raül Solbes i Monzó
[1] Real Academia Española. http://www.rae.es

Suscríbete a nuestra Newsletter

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Te has suscrito correctamente!